La prueba de Acceso a la Universidad dirigida a personas mayores de 25 años tiene por finalidad permitir el acceso a los estudios de grado universitario a todos aquellas personas que no se encuentren en disposición de acceder a la universidad a través de ninguna otra vía. (ver requisitos de acceso). El único trámite necesario para realizar las pruebas es realizar la matrícula y abonar las tasas. Las fechas de los exámenes y los periodos de matrícula los establece cada universidad ya que son estas las que organizan las pruebas.

Las pruebas consisten en la superación de 5 ó 6 exámenes distribuidos en una Fase General y una Fase específica (ambas obligatorias). Los exámenes de la Fase general son comunes a todos los aspirantes mientras que los relacionados con la fase específica tienen relación directa con alguna de las ramas de conocimiento:

Artes y Humanidades

Ciencias

Ciencias de la salud

Ciencias sociales y jurídicas

Ingeniería y arquitectura

La selección de la rama de conocimiento debe ser acorde a la titulación a la que se desee acceder. 

Los exámenes se suelen realizar en las propias universidades o en instalaciones asociadas habilitadas para ello. Depende de la universidad, cada examen tiene una duración de entre 60 y 75 minutos con un descanso mínimo de 15 minutos entre uno y otro. Todos los exámenes se suelen realizar el mismo día con un descanso más amplio para comer.

Las preguntas, ejercicios y problemas relativos a cada una de las asignaturas hacen referencia a los contenidos de las materias correspondientes del nivel de 2º de Bachillerato. La principal diferencia con las Pruebas de Acceso a la Universidad que realizan los estudiantes que finalizan el Bachillerato es que estos últimos deben examinarse de 2 materias más.

El proceso de admisión a cada titulación también es diferente ya que los estudiantes que acceden por la vía de mayores de 25, disponen únicamente de entre el 1% y el 5% de las plazas totales reservadas para cada grado. El orden de admisión, será exclusivamente la calificación final de las pruebas mientras que para los alumnos procedentes de 2º de Bachillerato, las pruebas solo aportan el 40% de la nota de acceso a la universidad. EL otro 60% corresponde a la nota media del bachillerato.

Si superas las pruebas de acceso haciendo los exámenes en una universidad, puedes acceder a estudios universitarios de otra, pero ten en cuenta que siempre tendrán preferencia los alumnos que accedan a la misma universidad en la que superó las pruebas. Lo mismo ocurre con las opciones de acceso. Tendrán siempre preferencia para obtener plaza en un determinado grado aquellos alumnos que realizan las pruebas según la vía de acceso asociada a dichos estudios.