La educación secundaria se divide en una primera etapa obligatoira, la ESO, y una segunda etapa de carácter voluntaria que constituye el Bachillerato.

El Bachillerato está constituido por dos cursos académicos (1º y 2º de Bachillerato) que normalmente se estudian después de la ESO, entre los 16 y 18 años.

Una vez superados estos cursos se obtiene el Título de Bachillerato que permite acceder de forma directa a los Ciclos Formativos de Grado Superior, o a la Universidad una vez superadas las Pruebas de Acceso a la Universidad.


El Título de bachillerato es además un requisito muy valorado a la hora de encontrar un empleo y puede marcar la diferencia frente a aquellos que solo posean el Título de E.S.O.

Desde un punto de vista global los cursos de bachillerato proporcionan la formación y madurez necesaria para el desarrollo de las funciones sociales y la incorporación a la vida activa de forma responsable y competente. De la misma forma, aporta la preparación necesaria para poder acceder a los Ciclos Formativos de Grado Superior y los actuales estudios oficiales de Grado universitario.

Los contenidos del Bachillerato son gestionados en parte por el Ministerio de Educación y en parte por las responsabilidades educativas competentes de cada comunidad (Consejerias de educación).